• Dulce Hernández

Gimnasia Facial ¡Ejercicios para verse más Joven!


Gimnasia Facial

Seguramente has escuchado por todas partes que la piel de nuestro rostro requiere de una serie de cuidados y tratamientos para conservar su juventud y su belleza por más tiempo. Y como numero 1 están los tratamientos super costosos para lograrlo. Pero, más allá de usar costosos tratamientos o llevar un estilo de vida saludable, nuestros músculos faciales requieren gimnasia que les ayude a conservar su elasticidad y firmeza para prevenir la flacidez y la aparición temprana de arrugas.


La gimnasia facial puede contribuir a una piel más sana y tonificada, gracias a que puede ayudarnos a fortalecer los músculos, a estimular la producción de colágeno y elastina para prevenir el envejecimiento prematuro. Dedícale unos pocos minutos diarios para estirar, masajear y presionar con los dedos de tus manos algunas zonas de tu rostro y podrás notar cómo disminuyen las arrugas y aumenta la vitalidad de tu rostro.


La industria cosmética ha diseñado una amplia variedad de tratamientos que ofrecen buenos resultados para minimizar los daños causados por los radicales libres y nutrirla, pero algunas veces no suelen funcionar por si solos. ¿Sabías que puedes complementar su eficacia con la gimnasia facial? Pero no olvides que siempre debemos acompañarla de unos hábitos de vida saludables donde la hidratación y la buena alimentación son de suma importancia.


Antes de entrar de lleno en la rutina, comencemos por el principio: paso uno, ¡supera la pereza! Estos ejercicios se pueden realizar en cualquier momento y a cualquier hora del día, pero de preferencia después de tu rutina de limpieza y preparación de la piel. Lo único que tienen que hacer es lavarse las manos para los ejercicios que requieren tocar su rostro, pero hay muchos que pueden practicar usando sólo su cara. Lo ideal sería dedicarle unos 15 minutos a esta actividad, por la mañana o por la noche, para que se vuelva una rutina dentro de su día.


Definitivamente llevar a cabo la gimnasia facial 3 o 4 veces por semana, como mínimo, es una de las mejores inversiones que podemos hacer porque no se trata únicamente de evitarnos las arrugas y eventualmente ahorrarnos el botox, la gimnasia facial tiene beneficios impresionantes, tantos como ejercitar el cuerpo:


  • Mejora la vista

  • Tonifica los músculos

  • Mejora la calidad de la piel

  • Mejora la capacidad de enfocar

  • Evita alergias

  • Genera anticuerpos

  • Fomenta la circulación de la sangre

¡Y más sencilla de lo que se imaginan!


A continuación, quiero compartir contigo algunos ejercicios faciales para diferentes zonas del rostro y puedas incluirlos dentro de tu rutina de belleza diaria.


Desentumece y Relaja los músculos


Tensa los músculos faciales mientras haces una presión suave con los puños bajo los cachetes durante 10 segundos. Masajea la zona y ve subiendo hasta activar todo el rostro. Termina abriendo suavemente la boca y los ojos para aflojar el óvalo facial. Realiza este ejercicio, a modo de pre calentamiento, antes de empezar con la serie de ejercicios y una vez realizados todos los ejercicios. Así suavizas el rictus y eliminas las tensiones.


También puedes realizar un pequeño masaje en estas partes golpeando con la yema de los dedos.



Ejercicios para las mejillas


La práctica continua de estos ejercicios para las mejillas ayuda a tonificar y aumentar la elasticidad de la piel.


Ejercicio 1

  • Primero, inspira e hincha las mejillas con aire. Luego, dales pequeños golpecitos con las yemas de los dedos.

  • Mantén esta posición durante 30 segundos. Deberás repetirlo unas 5 veces.

Ejercicio 2

  • Por otra parte, otra actividad consiste en torcer los labios. Primero, tuércelos hacia el lado derecho y, luego, hacia el izquierdo. Repite este movimiento durante 30 segundos.

  • Finalmente, recuerda que debes asegurarte de que ambos movimientos tensan los pómulos para conseguir buenos efectos.


Ejercicio 3

  • ¿Alguna vez has hecho “el pez” con la cara? Pues es el momento de repetirlo. Coloca la boca como un pez succionando tus propias mejillas. Mantén la posición unos 10 segundos y luego vuelve a relajarla. Repítelo durante 5 veces.


Ejercicio para evitar los párpados caídos


Estos ejercicios tienen como principal objetivo tonificar el músculo orbicular de los párpados (orbicularis oculi) para prevenir los párpados caídos. Las cejas y los párpados caídos hacen lucir el rostro envejecido y cansado.


Este sencillo ejercicio contribuye a disminuir su flacidez para mantenerlos en su sitio a pesar del paso del tiempo.


Ejercicio 1


  • Coloca tus dedos índices justo en medio de las cejas y los dedos pulgares en la parte inferior de los ojos. Mueve suavemente los dedos índices hacia arriba y los pulgares hacia abajo, haciendo una leve presión sobre ambos puntos mientras cierras los ojos con fuerza. Haz este ejercicio 40 segundos y descansa.

Ejercicio 2

  • Primero, pon el dedo índice debajo de cada ojo, apuntando hacia la nariz.

  • Luego, oculta los dientes con los labios y comienza a parpadear rápido mirando hacia el techo.

  • Finalmente, repítelo 3 veces, durante 30 segundos.


Ejercicios para el contorno de los ojos


Hacer ejercicios para el contorno de los ojos es fundamental para ayudar a aliviar la piel flácida de los párpados y minimizar las «patas de gallo».


Su práctica ayuda a mantener la piel tersa y evita el desarrollo de arrugas finas.


Ejercicio 1

  • Primero, forma círculos con los dedos índices y pulgares, como si estuvieses simulando unas gafas.

  • A continuación, ponlos alrededor de los ojos y úsalos para tensar la piel de arriba hacia abajo.

  • Luego, parpadea unas 20 veces sin dejar de tensionar, sostén unos segundos y relaja.

Ejercicio 2


  • Por otra parte, otra opción es colocar los dedos índices sobre cada una de las cejas y hacer presión hacia abajo.

  • Mientras tanto, intenta levantar las cejas, relaja y repítelo 15 veces para evitar la flacidez de los párpados superiores.


Ejercicio 3 ¡Fuera patas de gallo!


Para fortalecer los párpados inferiores, eleva la mirada con los ojos abiertos. Coloca el dedo medio en el lagrimal y el dedo índice en el extremo opuesto. Ahora, trata de cerrar los ojos. ¿Notas presión? Buena señal, estás entrenando la zona para evitar que aparezcan feos pliegues orbiculares. Descongestiona y multiplicas resultados. Haz 3 repeticiones de 20 segundos.


Ejercicio 4


Coloca los dedos en las sienes e intenta que estos lleguen hasta la parte superior de las orejas. Abre la boca y desplaza la mandíbula de delante a atrás. Mantén la tensión durante 6 segundos y luego relaja.


Ejercicios para reducir y tonificar la papada


Trabajar el músculo platisma es ideal para reducir y eliminar la papada. Esta área de nuestro rostro tiende a descolgarse y arrugarse con más facilidad. De ahí, la importancia de trabajarla frecuentemente.


Al trabajar la zona de la papada ayudarás a impedir que aumente de tamaño y, a la vez, la flacidez.


Ejercicio 1

Coloca tu mano en la base del cuello y mirando hacia el frente. Ahora apunta con la barbilla hacia arriba y toca con la lengua el labio superior. Mantén esta posición durante 30 segundos y descansa.

Ejercicio 2

  • Primero, adopta una posición erguida, ya sea parada o sentada en una silla recta.

  • Luego, mueve la cabeza hacia atrás, mantén la mirada hacia arriba y haz que la boca se mueva como si estuvieses masticando comida.

  • Finalmente, realiza 15 repeticiones.


Ejercicio 3

  • Coloca los puños debajo del mentón y haz presión hacia arriba. Lleva la lengua al paladar y haz fuerza como si quisieras abrir la boca. Es una apertura imaginaria, la presión de los puños te lo va a impedir. Aguanta unos segundos y repite el mismo procedimiento en diferentes puntos del mentón”. Haz 3 veces de 20 segundos.

Ejercicios para reducir y prevenir las arrugas en la frente


Para reducir y prevenir las arrugas en la frente, es importante ejercitar los músculos frontales (frontalis) y occipital (occipitalis). Las líneas de expresión que se forman en la frente se pueden minimizar y prevenir con la práctica diaria de un simple ejercicio.