• Dulce Hernández

¿Cómo elegir y aplicar el rubor adecuado a tu tono de piel?


Dicen que unas mejillas sonrosadas son símbolo de salud y belleza. Tener las mejillas con color, son unas mejillas con vida.


Ponernos rubor es un paso fundamental cuando nos maquillamos. Nos ayuda a destacar los pómulos, definir más el rostro y lucir saludables, frescas y radiantes.


Mantener el rostro sonrojado todo el tiempo, como un niño, es muy difícil. Por ello, para cubrir esa necesidad se creó el rubor, blush o también llamado colorete, cuya función es poner color y ayudar a definir la estructura facial añadiendo belleza.


Para conocer el rubor adecuado para tu piel tienes que tomar en cuenta el tono de esta; de manera que no solo iluminarás tu rostro sino que también podrás resaltar tus mejores facciones naturales. Cuanto más luminoso quede el pómulo, más destacará positivamente.


Es importante elegir el rubor adecuado según el color de tu piel. Lo más recomendable es fijarte qué color toman tus mejillas después de hacer ejercicio o pellizcarte. El color que tomen será el ideal. Sin embargo, no solo ese color te favorecerá. Existen muchos tonos de rubor que lucen muy bien según tu piel.


Si tienes las mejillas enrojecidas por acné o rosácea la selección del color puede ser más difícil. En estos casos te aconsejo usar base, polvos o un corrector para emparejar la piel y cubrir el enrojecimiento. Si el enrojecimiento no está cubierto el rubor no se ve bien.


¿Qué otro factor también cuenta al momento de elegir nuestro rubor? La importancia de la estación a la hora de elegir el rubor es muchísima. En invierno el colorete es imprescindible. Marcará la diferencia entre un rostro apagado y un rostro alegre y despierto. Para el verano, que es cuando tenemos mejor cara y el rubor debería ser un gesto más suave y sutil. Podemos usar los mismos rubores que en invierno, pero en este caso, con un solo toque de brocha ya será suficiente para darle un súper efecto a la mejilla.


También ten en cuenta que el tono de rubor que apliques será con base en los tonos de sombras de ojos que uses. Si eliges sombras marrones, el rubor debería ser ligeramente melocotón. Si usas sombras en tonos fríos como malvas, azules o granates, los coloretes más rosados o lilas funcionarán perfectamente.


Ahora que ya sabes lo que debes tomar en cuenta para elegir el rubor que mejor armonice con el tono de tu piel conoce más tonos que seguro la favorecerán dentro de la gran gama de colores que existe en el mercado. ¡Toma rubor y brocha!


Pieles claras


De manera general, los tonos rosas en todas sus variaciones, carmesí, los pasteles, melón, lila, terracota y durazno. Los tonos claros y ligeros son los que más favorecen a las pieles pálidas. Para la piel muy blanca sus mejores aliados son los tonos cálidos como el melocotón. Consiguen dar buena cara, un efecto romántico y rejuvenecedor, y no endurecen las facciones.


La piel clara puede encontrarse en 2 tonos: la rosada y la blanca amarilla.


Si tu piel es blanca con tonalidad rosada el blush que mejor se ajusta a ti son los de tonos anaranjados, ya que te harán lucir fresca y juvenil. Pero además si eres de esas personas que al estar expuesta al sol se broncea fácilmente y le salen pecas, o si tu piel es de porcelana, ten en cuenta que las tonalidades claras son las mejores para ti.


Ahora bien, si por el contrario tu piel es blanca amarilla el tipo de rubor para ti son los de colores rosados, porque le darán un efecto de frescura a la cara. Si te maquillas con tonos muy suaves, el blush no cumplirá su función de contrastar los colores en tu rostro.


Piel media


Los tonos duraznos son perfectos para las pieles intermedias. El tono coral también le aportará un brillo natural en las mejillas. Sin embargo hay que tener cuidado con la cantidad que apliquemos. Ni pálida, ni exagerada.

Piel morena


Tonos rosa oscuro, coral, rojo quemado, bronce, marrón. Los tonos más fuertes van muy bien con las pieles oscuras. Los colores como el fucsia destacarán tus facciones e iluminará automáticamente tu rostro. No utilices colores más claros porque hará parecer que tienes la piel opaca y seca.



Piel oscura


Para las pieles más oscuras, van perfectos los rubores con tonos tostados, cobrizos y naranjas, en lugar de un rosa fresco, ya que estos tienden a perderse la piel. No olvides los colores bronce o cobre que consiguen realzar la belleza natural. Evita las tonalidades con matices azules como el fucsia o el rojo, pues lejos de darte un estilismo perfecto y limpio, creará la sensación que tu rostro es de piel seca.



Tipos de rubor


Rubor en polvo: Es el más usado y fácil de aplicar. Se puede poner en todos los tipos de piel, principalmente en las grasas.


Rubor en crema: Es ideal para las pieles secas y se aplica con los dedos directamente. Contienen ingredientes hidratantes y nutritivos.